Noticias

Community Manager: ¿interno o externo?

Compartir es vivirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una de las preguntas que más veces nos realizan los potenciales clientes de N7 es la siguiente: ¿Es mejor que el Community Manager de mi empresa sea interno o externo?

La respuesta, como en casi todos los aspectos de la vida, no puede ser genérica. Cada empresa tiene una situación, un presupuesto, unas capacidades y personal disponible, una cantidad de contenido generado y un publico objetivo diferentes. Lo mejor en estos casos es sentarse tranquilamente a pensar y dibujar las opciones a nuestro alcance.

Por ello, el primer paso antes de comenzar a trabajar desde nuestra agencia con un nuevo cliente, le hacemos llegar nuestro briefing, un documento sencillo pero intenso que, de un vistazo ayuda a realizar una fotografía de la situación actual para luego entrar a trabajar con conocimiento de causa. Podríamos decir que es el primer paso del futuro Plan de Marketing Online. Muchas veces nos han confesado que rellenar este briefing antes de ponerse en nuestras manos ha supuesto una mejora para la empresa en otros ámbitos, a veces el día a día no nos deja sacar el tiempo necesario de parar, pensar y seguir.

A priori podríamos pensar que si el encargado de gestionar la presencia online de mi empresa es interno, conocerá mejor la empresa, tendrá más margen de maniobra, dispondrá de información de primera mano e incluso podrá actuar de manera más rápida. Por el lado contrario, cuando se trata de una agencia externa, el community manager sin duda tendrá más experiencia, posiblemente suponga un coste salarial más bajo, habrá adquirido una formación contrastada, dispondrá de mejor perspectiva y verá las cosas con más objetividad, algo clave en el mundo de la comunicación en general y en la online en particular.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que las ventajas expuestas a la hora de considerar interno a un community manager, pueden fácilmente extrapolarse si se trabaja codo con codo con el cliente, pero en cambio no sucede lo mismo en el otro sentido, puesto que si la empresa no dispone de alguien formado y experto, el riesgo a correr es enorme. En este último caso, lo que se puede valorar es contratar el servicio de asesoramiento y control externo, a modo de consultoría. Algo que también realizamos habitualmente, complementado con clases de formación cada cierto tiempo.