septiembre 27, 2021

Nacho Tomás: “Elegir N7 es tener la tranquilidad de estar en buenas manos”

Entrevista a Nacho Tomás, director de N7, que recorre el trabajo constante que ha realizado la agencia para convertirse en una referencia del mundo de la comunicación y marketing online en Murcia y en el resto de España. (...)

Tras once años siendo la voz de decenas de empresas de toda España, N7 afronta este nuevo curso con la misma ilusión que el primer día por impulsar la marca sus clientes. Nacho Tomás, director de la agencia de comunicación y marketing online, explica en esta entrevista cómo nace N7 y el proceso de consolidación que lleva a cabo a lo largo de esta década de constante transformación de internet.

– ¿Está el 7 en todas partes?

– Este fue un ‘claim’ que lanzamos hace unos años haciendo referencia a que en cualquier momento aparece el número 7, por la calle, en los medios, ya sea en una matrícula, en el numero de una casa, o en cualquier rincón. Queríamos hacer el guiño de que las empresas que están con nosotros en N7 también iban a estar en todas partes.

Tras la maduración de nuestra agencia de comunicación y marketing online, el ‘claim’ necesitaba evolucionar y por ello nació el de ‘Impulsa tu marca’. Sentimos como propias las empresas que están con nosotros y queremos con todas nuestras ganas que éstas se impulsen con nuestro apoyo.

– Una empresa decide impulsar su marca, ¿por qué elegir N7 y no otra agencia de comunicación?

– En Murcia hay muchas y muy buenas agencias de comunicación, marketing y publicidad. Yo quiero que nos elijan a nosotros porque creo, de corazón, que tenemos un equipo fantástico. Contamos con una amplia experiencia, somos súper cercanos en el trato, nos gusta estar muy encima de los clientes. Tenemos la suerte de trabajar con todo tipo de empresas, los hay muy grandes y muy pequeñitos. Cada uno de ellos es una suerte. Elegir N7 es tener la tranquilidad de que estás en buenas manos.

– ¿Qué es lo que más reclaman los clientes de una agencia como N7?, ¿hacia dónde avanzan esas necesidades?

– Esto ha cambiado muchísimo con el paso del tiempo. Y si me lo vuelven a preguntar en dos años estoy seguro de que tendría que decir otra cosa totalmente diferente. Curiosamente, una de las cosas que más nos están demandando las empresas últimamente es que cuando se mande por WhatsApp la ubicación de su negocio aparezca correctamente la ficha, que se referencie bien su nombre y que aparezca en el mapa de Google. Hay empresas que no cuidan este tipo de aspectos comunicativos y simplemente por ese detalle ya compiten en desventaja.

Los profesionales del marketing online entendemos que es mucho mejor ceder toda la comunicación online a una agencia especializada. En la actualidad es vital gestionar profesionalmente posicionamiento online, la comunicación de redes sociales, el mantenimiento web, sesiones de fotos, renovar la imagen corporativa y diseño de campañas publicitarias… En estos casos, se produce un efecto sinergia, es decir, cuantos más productos estén añadidos al pack de servicios, más contenta suele estar una empresa con los resultados y, por ende, también nosotros.

– El Angliru, el Mortirolo o el Tourmalet son los escollos más duros a los que se enfrentan los ciclistas, como director de N7 ¿cuál ha sido el “puerto” más duro que has tenido salvar?

– Han sido 3 grandes puertos los que hemos tenido que escalar. El primero de ellos sin duda cuando empecé, no sabía qué iba a ser de esto, el primer empujón fue gracias a contactos y amigos con pequeños clientes que me pedían hacerle la página web. No era el primer proyecto que creaba y por fin parecía haber encontrado la tecla adecuada.

El segundo escollo fue cuando decidí saltar al siguiente escalón, dejando de ser autónomo a montar la empresa. Aquí pasé de ser emprendedor a empresario y a conformar un equipo porque necesitábamos más gente. Creé la SL y con ella llegaron los consiguientes pasos propios de la profesionalización de una empresa. Posiblemente la mejor decisión de mi vida empresarial.

Y el tercer punto fue la crisis del Covid-19 que nos provocó un importante roto a nivel de facturación. Se cayeron muchos clientes que tuvieron que cerrar, hacer ERTES y cancelaron sus campañas de comunicación. Temí que todo lo que habíamos creado en los últimos 9 años se fuera “a tomar por saco” sin depender de un mal trabajo nuestro, porque un competidor lo estuviera haciendo mejor que nosotros o porque no hubiéramos sabido adaptarnos a alguna novedad del mercado… De repente, un mazazo como el coronavirus nos dejó temblando. Por suerte, a nivel empresarial hemos salido de ésta si cabe más reforzados todavía.

– En estos 11 años de experiencia en el mundo de la comunicación, ¿ha alcanzado N7 las pretensiones con las que nació?

– N7 ha superado con creces las pretensiones con las que arrancó. Nunca pensé tener una plantilla tan numerosa, con casi 10 personas en la empresa. Algunas veces pienso en seguir creciendo, otras pienso en mantenernos y seguir así. Al final, muchas empresas te llaman y seguir prosperando a su lado es algo que, sin duda, motiva.

Sin embargo, no me planteo abrir una delegación en otra ciudad como en alguna ocasión me han propuesto. No entra en mis planes. Tenemos clientes de fuera de la Región y me encanta continuar el viaje que hacemos con ellos. Mi intención y la de la empresa es seguir creciendo, pero de una manera ordenada y pausada. Me satisface crear nuevos puestos de trabajo, pero no quiero crecer de una forma que me impida la cercanía que tenemos con nuestros clientes.

– N7 ha ido ampliando su plantilla de profesionales con el paso de los años, ¿qué puede decir Nacho Tomás de los trabajadores que le acompañan en su empresa?

– Parece un tópico, pero los trabajadores con que cuenta N7 es lo mejor que le ha pasado a esta empresa. Hoy en día, tenemos una amplia plantilla, ya que ni en mis mejores sueños podría hacer yo esto solo. Gracias al equipo que formamos, y a la implicación que todos ellos tienen, damos el servicio de ultra calidad que ofrecemos a nuestros clientes.

– N7 surge en plena crisis económica, ¿cómo es la decisión de lanzarse al mercado empresarial en ese momento?

– Desde que acabé la carrera de Administración y Dirección de Empresas estuve metido en muchos proyectos empresariales, la mayoría de los cuales no funcionó. Eso me dio, creo, una experiencia en errores a no cometer. Casi siempre he estado relacionado con el mundo de la comunicación y los medios. No soy periodista, tengo admiración por los periodistas y quien sabe si alguna vez estudiaré periodismo. Hay grandes comunicadores que no son periodistas. Este ‘sembrao’ del mundo de los medios es un lugar en el que siempre me he sentido cómodo.

N7 nace el 10 del 10 del 2010. Esta decisión tiene dos antecedentes relacionados con mis primeros empleos. El primero de ellos fue en la empresa que hacía los conciertos del Grupo PRISA en Madrid, en el que, de algún modo, estaba relacionado con los medios de comunicación del grupo. Trabajé varios años a principio de los años 2000 en Madrid con ellos, veía las redacciones, escuchaba a los periodistas, los publicistas y sentía mucha curiosidad por su oficio.

El segundo antecedente fue cuando conocí a mi mujer y me volví a Murcia. En ese momento, a través de una recomendación entré en Cadena SER para ejercer primero como Asesor de Publicidad en Murcia y luego de Jefe de Ventas en Lorca, pero llegó la crisis del 2008 y los presupuestos publicitarios con los que los puestos comerciales estábamos íntimamente relacionados, comenzaron a caer en picado. Era la hora de cambiar de rumbo.

– ¿Te consideras un emprendedor?

– Me consideraba emprendedor en su momento. Cuando me lancé al mercado, internet estaba explotando y creé una marca llamada ‘n7webs’ con la que solo hacíamos páginas webs. Después nos fuimos derivando en redes sociales, marketing y toda la cantidad de servicios que prestamos en la actualidad a nuestros clientes.

Volviendo a la pregunta, me consideraba emprendedor cuando emprendí esta aventura.  Ahora me siento empresario, una persona que genera empleo y mantiene su empresa.

– La creación de N7 coincidió con la implosión definitiva de Google, redes sociales como Twitter y Facebook y la revolución de los smartphones, ¿eso es lo que llaman visión de negocio?

– Mentiría si dijera que fue visión de negocio porque realmente hubo un poco de suerte. Aunque quién sabe si también tuve un poco de olfato. Llevaba en la mente la cantidad de clientes y campañas que cada día se realizaban en Murcia y que con la crisis se comenzaban a recortar. Pensé que conseguir derivar únicamente el 10% para online de los presupuestos que las empresas se gastaban en vallas, periódicos, en radio o en televisión sería un buen punto de partida y serviría para que los anunciantes vieran que se podían hacer las cosas de otra manera.

Como siempre, hay que estar en el lugar adecuado en el momento oportuno. Yo veía que esto podía ir a algún sitio. Hoy nos pasamos el día con el teléfono en la mano y esa publicidad que te llega muy dirigida, muy segmentada, es mucho más efectiva que la publicidad tradicional.

– Eres un usuario bastante influyente en Twitter, ¿crees que tu actividad en redes sociales ha permitido el asentamiento y crecimiento de N7?

– Yo creo que sí, de hecho, al principio tuve dudas sobre hasta donde debía publicar en mis redes sociales. Yo he sido -y soy- bastante celoso de mi intimidad, aunque la gente piense lo contrario. Publico solamente lo que la gente quiero que sepa. Subo a las redes lo que creo que es bueno para la empresa. Mi figura ha ayudado a que la empresa crezca. Pero ahora estamos en un momento donde N7 es mucho más que Nacho Tomás. Y eso es una maravilla.

Soy de las personas que quieren que sus hijos sepan qué contenido tienen que publicar en redes sociales, porque estoy convencido de que es un arma excelente, por ello, actualmente estoy dando clases en colegios y en institutos para hablar de los beneficios y los riesgos. Si se usan con criterio, son una maravilla.

– Tu pasión es la comunicación, pero estudiaste ADE en lugar de alguna de esta rama, ¿crees que acertaste con esa decisión?

– Al acabar el instituto decidí junto con mi amigo César qué era lo que íbamos a estudiar. Recuerdo que me anunció que había una nueva carrera en Murcia que se llamaba ADE. Esto me sonaba a ser jefe. En mi vida no tenía pensado ser jefe de nada pero ahí que fuimos los dos.

Sinceramente, tomé esa decisión porque me daba la nota, aunque podía haber elegido otra. ¿El destino? Es una decisión de la que, a pesar llegar de rebote, estoy satisfecho de haber tomado. A los hechos me remito. Estoy enormemente orgulloso de tener una empresa que ha cumplido 10 años, que genera empleo y que va camino de seguir muchos años más.

– N7 guarda bastante similitud con tus iniciales NT, ¿pura coincidencia o una decisión deliberada?

– El 7 no es una T. El 7 es mi número, nací el 27 de mayo del año 77, mi mujer nació el día 17, mi hijo un 7, soy el séptimo de casi cuarenta primos hermanos, pasé mi infancia en un séptimo piso. En el número 7 estaba el germen de todo. Piénsalo: El siete, a ver si va a ser verdad, está en todas partes.

– La figura de Nacho Tomás refleja una imagen de directivo jovial e innovador, ¿te sientes cómodo con la moda de utilizar en el mundo de la comunicación y la empresa anglicismos para términos que no lo necesitan?

– Nunca me han gustado. De hecho, en mi tarjeta de visita pone Director. Aunque ahora esté de moda la palabra CEO. No me gustan las palabras del tipo: ‘bussines’. Intento utilizarlas siempre que no encuentro un sinónimo en español. A veces no lo hay y es necesario, por supuesto.

El tema de escribir y gustarme tanto la literatura creo que me ha dado un vocabulario y un léxico que me permite encontrar palabras fácilmente que tienen traducción, aunque entiendo que en ciertos ámbitos haya que darles uso a los anglicismos porque no exista en castellano una palabra equivalente o aún no se haya “inventado”.

– Nacho, ¿contento de haber nacido?

– Esta es una frase que tenía mi padrino en el buzón de su casa, a la que yo iba mucho de pequeño. Desde que tengo uso de razón, recuerdo esa frase y automáticamente pienso: ‘hostia, que tío más grande’. Sé que este enunciado se mueve en una delgada línea entre ser un poco presumido o, por otro lado, como yo lo interpreto, en una muestra de agradecimiento por tener la suerte de ser feliz con la vida.

– ¿Cómo se imagina N7 en el futuro?

– Me lo imagino igual que estamos, igual un poquito más grandes, pero manteniendo esta cercanía que tenemos. De hecho, no me importaría que dentro de 10 años mis hijos estuvieran trabajando conmigo, porque son dos personas tremendamente creativas. Creo que tendrían un hueco perfectamente aquí, cada uno en su parcela. Quién sabe si N7 se puede convertir en una empresa familiar que nos sobreviva a todos y dentro de 40 años sea la agencia referencia en Murcia por su longevidad, aunque en el ámbito online, creo que ahora sí me puedo atrever a presumir, somos una de las de referencias.

×